El PP denuncia que más del 60% de los ciudadanos de nuestra provincia se verán afectados por el impuesto al diésel

  • Los Populares se oponen a la subida de impuestos propuestas por los socialistas y que afectará a las clases medias y bajas

  • Borrega ha recordado que un vehículo diésel de última generación, que cumple con la normativa Euro 6, es menos contaminante que un vehículo de gasolina equivalente

20 de septiembre 2018.- El Portavoz del PP en la provincia de Cáceres, Emilio Borrega, ha denunciado hoy que más del 60% de los ciudadanos que viven en la provincia de Cáceres van a tener que hacer frente a la subida de impuesto que quiere hacer el PSOE con Pedro Sánchez a la cabeza, que afectará a todas aquellas personas que tengan un vehículo diésel.

Para Borrega es inasumible que el PSOE esté dando bandazos con sus políticas en el Gobierno y que lo único que planté a los ciudadanos sea una subida de impuestos, que en este caso afectará a muchos españoles, a los autónomos, al mundo rural y al sector del automóvil.

Los populares han destacado que la industria automovilística es un sector muy importante en nuestra economía puesto que España es el segundo fabricante de automóviles de Europa y octavo del mundo, con una producción cercana a los 3 millones de vehículos, con un valor total que supera los 37.000 millones de euros y da trabajo a más de 200.000 personas.

Emilio Borrega ha recordado que el 42% de los vehículos fabricados en España son diésel, y en Extremadura el 83% de los vehículos de ocasión son diésel frente al 16% de gasolina y el 1% de vehículos eléctricos o híbridos. Además, ha recordado cómo un vehículo diésel de última generación, que cumple con la normativa Euro 6, es menos contaminante que un vehículo de gasolina equivalente, y mucho menos contaminante que un vehículo con más de 10 años de antigüedad, independientemente de si es gasolina o diésel.

Para el Portavoz de los Populares este impuesto al diésel que quiere aplicar el PSOE, supondrá un duro golpe para los bolsillos de los cacereños en nuestra provincia, ya que la subida supondrá incremento de 10 céntimos por litro, por ejemplo llenar un depósito de 60 litros supondría un sobrecoste de 6 euros.

Con este nuevo impuesto, el PSOE pretende recaudar a base de las clases medias y bajas más de 2.100 millones de euros, por lo que el PP se opone públicamente a la subida de cualquier impuesto.

Para Borrega resulta paradójico que mientras el Gobierno de Pedro Sánchez malgasta el dinero de todos los españoles viajando en el Falcon o en helicóptero, tengan que ser los ciudadanos de a pie quienes afronten su mala gestión económica en el Gobierno.

Mientras tanto Vara como la Presidenta de la Diputación de Cáceres son cómplices silenciosos de las ocurrencias de un gobierno que no cuenta con el respaldo de la mayoría de los españoles, y que sus políticas se basan en gobernar a base de subir los impuestos. Los gobierno del PSOE en la institución provincial, en la Junta de Extremadura y en España asfixian cada día más a nuestra provincia, y en vez de llevar a cabo proyectos e iniciativas que generen oportunidades y empleo, solo saben sacar adelante proyectos sectarios y discriminatorios entre municipios, que paralizan el crecimiento y el futuro de nuestra ciudades y pueblos.

Por todo ello, desde el PP se apuesta por las energías limpias pero la transición debe ser progresiva, por lo que los Populares proponen una serie de medidas para apoyar a este sector como son: una reforma de la tributación de vehículos, reduciendo el peso de la tributación en la compra y reformando la tributación sobre el uso hacia la compra de vehículos más eficientes. En segundo lugar un Plan recarga total, que consiste en un desarrollo efectivo de las infraestructuras de recarga de energías de cero y baja emisiones, prestando especial atención a las ciudades. Además de una apuesta clara por una política energética sin olvidar la seguridad del suministro, el menor impacto medioambiental posible y garantizar el menor precio posible tanto para empresas como para particulares. Y por último, mantener un marco de relaciones laborales que se ha mostrado exitoso y ha permitido mediante acuerdo un marco laboral estable y competitivo en el sector del automóvil.